Inocuidad alimentaria en tiempos del COVID-19

Posted by Alberto Vargas on 8/07/2020 12:23:48 PM
Alberto Vargas
Find me on:

La pandemia de COVID-19 ha puesto al mundo frente una amenaza sin precedentes.   Las autoridades de salud están aplicando medidas de distanciamiento físico como forma de reducir la transmisión de la enfermedad.  Como consecuencia, se han cerrado muchas empresas, escuelas e instituciones educativas, y se han restringido viajes y reuniones.

Para algunas personas, el teletrabajo y reuniones en línea se han convertido en vida cotidiana. Sin embargo, el personal operativo de la industria alimentaria no puede trabajar desde casa y deben desplazarse a sus lugares de trabajo. 

Es mandatorio proteger la salud y seguridad de las personas que producen alimentos y apoyan cadenas de suministro. Todas las personas que participan en este proceso deben asegurar que los alimentos se fabriquen en condiciones seguras y sostenibles, para que los consumidores confíen en la inocuidad y disponibilidad de los alimentos.

Las empresas alimentarias deben aplicar medidas necesarias para impedir que los trabajadores del contraigan COVID-19, evitar la exposición y transmisión del virus y reforzar las prácticas de higiene y saneamiento de los alimentos.

El objetivo es explicar las medidas adicionales que se pueden adoptar para preservar la integridad de la cadena alimentaria y garantizar el acceso suficiente de los consumidores a alimentos que satisfagan sus necesidades, sin poner en riesgo su salud.

Los trabajadores de las empresas alimentarias deben:

  • Conocer los síntomas de la COVID-19
  • Evitar la propagación de la COVID-19 en su lugar de trabajo
  • Usar adecuadamente los implementos que evitan el contagio del virus.
  • Respetar el distanciamiento físico.

Procedimiento que se debe seguir ante un caso de COVID-19 en una empresa alimentaria

El programa de prerrequisitos del sistema de gestión de la inocuidad debe proporcionar guía sobre el manejo de los enfermos.  Todo el personal debe recibir formación sobre estos procedimientos y el modo de cumplirlos, así como sobre la notificación temprana de que se ha contraído COVID-19 para no transmitirla a otros trabajadores.

Si algún trabajador no se siente bien debe quedarse en casa y solicitar asistencia sanitaria. Sin embargo, en el caso de que un empleado empiece a presentar síntomas COVID-19 en el lugar de trabajo, se le debe separar de las demás personas.

Si es posible, se debe aislar en una habitación o zona con la puerta cerrada y ventilarla. Asimismo, es necesario adoptar medidas para que el empleado abandone el lugar de trabajo rápidamente.  Posteriormente, es necesario desinfectar el sitio y cualquier articulo que haya sido expuesto a la presencia del virus.

Transporte y entrega de ingredientes y productos alimenticios

El virus puede ingresar en las instalaciones, si entra en ellas una persona infectada o si se traen productos o artículos contaminados.

Los conductores y personas que entregan mercancías no deben bajar de sus vehículos durante ese proceso. Se les debe proporciona alcohol en gel, desinfectante y pañuelos de papel. Deben lavarse las manos con un desinfectante de base alcohólica antes de entregar los documentos al personal de la empresa.

Para no tener que limpiar los artículos que se vayan a devolver, se han de utilizar envases y embalajes desechables. Si se utilizan recipientes reutilizables, deben seguirse protocolos de higiene y saneamiento adecuados.

Los conductores que entreguen mercancías deben saber que el virus se puede transmitir por contacto. Este se puede contagiar al tocar una superficie contaminada o al dar la mano a alguien infectado, si esta tiene virus en las manos. Las superficies más riesgosas a estar contaminadas por este virus, son las que se tocan con más frecuencia, como los volantes, manijas de las puertas o teléfonos móviles.

Por consiguiente, la higiene de las manos y distanciamiento físico, son de suma importancia, y también es fundamental desinfectar las superficies con las que se esté en contacto para evitar la contaminación cruzada. Los conductores deben respetar las reglas de distanciamiento físico al recoger mercancías y entregarlas a sus clientes.

Además, deben cuidar la higiene personal y usar ropa protectora limpia. También deben tener en cuenta que todos los recipientes utilizados para el transporte se deben limpiar y desinfectar con frecuencia y que es necesario proteger los alimentos de la contaminación y separarlos de otras mercancías que puedan provocarla.

Establecimientos de venta de alimentos al por menor

Es poco probable que los empleados de los establecimientos de venta de alimentos al por menor contaminen los productos si siguen las prácticas correctas de higiene personal que reducen el riesgo de transmisión de la mayoría de las enfermedades transmitidas por los alimentos.

Las medidas como lavado de manos con frecuencia, desinfectárselas, utilizar ropa protectora y seguir las precauciones relativas a la higiene respiratoria permiten reducir el riesgo de propagación de la enfermedad.

La gerencia debe insistir en la importancia de lavarse las manos y cumplir las normas de higiene con más frecuencia, así como de limpiar y desinfectar más a menudo las superficies que se tocan regularmente.

Los trabajadores de estos comercios deben conocer los síntomas de COVID-19 y, si creen que presentan síntomas, deben informar al propietario y buscar atención sanitaria.

En los establecimientos de venta de alimentos al por menor es fundamental mantener la distancia física para reducir el riesgo de transmitir enfermedades. Estas son algunas medidas prácticas que se pueden adoptar:

  • Limitar el número de clientes presentes a la misma vez en el establecimiento;
  • Rotular en la entrada para pedir a los clientes que no ingresen al establecimiento si no se sienten bien o si tienen síntomas de la COVID-19;
  • Asegurarse de que se respete la distancia física entre las personas, tanto dentro del establecimiento como fuera de él;
  • Ofrecer alcohol en gel, desinfectantes en aerosol y toallitas de papel desechables en la entrada del establecimiento;
  • Marcar en el suelo del establecimiento para que las distancias físicas se puedan mantener más fácilmente, sobre todo en las zonas de mucha afluencia, como los mostradores y cajas;
  • Emitir anuncios con regularidad para recordar a los clientes que respeten las distancias físicas y que se laven las manos con regularidad;
  • Instalar pantallas en las cajas y mostradores para proteger aún más al personal;
  • Fomentar los medios de pago sin contacto;
  • Si los clientes traen sus propias bolsas para compra, colocar mensajes en los establecimientos para aconsejarles que limpien las bolsas antes de cada uso.
  • El riesgo de transmisión de COVID-19 debe reducirse limpiando y desinfectando con regularidad, los puntos del establecimiento que se tocan más a menudo. Por ejemplo, se puede hacer con los carritos de la compra, manijas de puertas y balanzas que utilizan los clientes.

Exposición de alimentos sin envasar en establecimientos de venta al por menor

No hay pruebas científicas que indiquen que el virus se pueda transmitir a través de los alimentos.

Es importante respetar las prácticas de higiene en torno a los mostradores de alimentos sin envasar.  Se debe aconsejar a clientes que laven frutas y hortalizas con agua potable antes de comerlas. Tanto clientes como el personal deben cumplir estrictamente las normas de higiene personal en todo momento cuando se encuentren cerca de urnas de alimentos sin envolver.

Para garantizar la higiene en urnas de alimentos sin envasar y evitar transmisión de COVID-19 a través del contacto con su superficie, los establecimientos de venta de alimentos al por menor deben seguir las recomendaciones siguientes:

  • Lavar y desinfectar con frecuencia todas las superficies y utensilios que estén en contacto con alimentos;
  • Exigir a los empleados que se laven las manos a menudo y, si usan guantes, que se los cambien antes y después de tocar la comida;
  • Exigir al personal que limpie y desinfecte con frecuencia mostradores y utensilios de autoservicio que utilizan los clientes;
  • Poner a disposición de los clientes alcohol en gel a la entrada a la salida del establecimiento;
  • Considerar la posibilidad de no exhibir en urnas de autoservicio o de no vender productos de panadería y pastelería sin envolver. Estos productos se deben envolver en plástico, celofán o papel. Los productos de panadería y pastelería que se venden a granel deben situarse dentro de vitrinas de acrílico, y los clientes deben utilizar pinzas para tomarlos y colocarlos en una bolsa.

 

Ver presentación de Seguridad Alimentaria

Topics: prevención COVID-19, alimentos, iso 22000